¿Internet mató a la estrella de la tele?